miércoles, 26 de marzo de 2014

CUCHARA DE PALO







Este de la mueca es Antuan hoy. O quizás ni siquiera ya Antuan sea su nombre. La enfermedad ha hecho tambalearse los cimientos de su identidad hasta lo más profundo.

El Antuan atento a sus amigos hasta el último detalle, el cocinero de rechupete ares los dedos, ahora tiene muy poquita fuerza, le cuesta un mundo comerse un plato de puré y disfrutarlo y los placeres en los que era especialista en deleitarse y deleitarnos se ha vuelto placeres menores que mínimos.

El Antuan comunicador, el que hacia cursos, talleres, conferencias, el que ofrecía sesiones de consulta en todo el planeta a través de la red con una soltura de filigrana, ahora solo habla con un hijito de voz y la lengua trabada.

El Antuan forjado a sí mismo, re iniciado desde cero en anteriores idas y venidas de la vida, el que lo dio todo por equilibrarse y fluir, ahora tiene media cara paralizada, su lado derecho. Su imagen de hombre de acción y de éxito, de padre consciente y protector, su vuelve laxa y renuente a dar más de sí.

Y el Antuan del desarrollo personal, el pensamiento alternativo y la nueva conciencia sobre los síntomas y las enfermedades se ve sobrepasado e incapaz de ayudarse a sí mismo, a prever prevenir o atisbar como de profundo y lejano era el significado de esto de ahora, que estuvo agazapado y silente durante años, esperando el momento oportuno para revelarse y echar abajo, una vez más, todos los palos del sombrajo que se había construido.

Parece ser que el destino de Antuan está eternamente enlazado a reinventarse a sí mismo y a no permanecer quieto más que lo justo y necesario para que la suela deje una huella.

También es el destino de Quirón, el sanador herido, aquel que podía ayudar a todo el mundo menos a sí mismo.

Ahora toca renunciar a todo o casi todo, pues la vida está en juego, y aferrarse a cualquier idea de que las cosas son de determinada e inamovible manera puede resultar la última jugada sobre el tablero.

Ese que antes era Antuan, soy yo. Y para seguir siendo yo ahora debo suspender todas mis creencias, desde las más antiguas que aún queden después de la purga, hasta las más nuevas. Rendirme a la vida, a su misterio y que me indique el camino a través del corazón.

Volveréis a saber de mi, y sin demasiados adornos de identidad para este nuevo camino, porque se que no los voy a necesitar tal y como antes.

Que el Amor sea y la Verdad se haga. Eternamente unidos.



NOTA DE LUZDARTE: Por el motivo de atender a nuestros propios procesos de sanación personales es que nuestras consultas se encuentran actualmente en suspenso hasta que llegue el momento de la recuperación. Sentimos dejaros a muchos con expectativas, pero lo primero es lo primero. De todas maneras, a medida de que vayamos avanzando un poquito iremos intentando responder aquellas consultas en el blog y emails que se han quedado en el aire. Muchas gracias a tod@s por los inmensos apoyos que vamos recibiendo en este camino, un abrazo eterno de Luz y de Arte !!!

miércoles, 19 de febrero de 2014

Arquetipo y Conciencia

Un Arquetipo es un patrón abierto que da forma a multitud de experiencias de vida siguiendo una determinada tendencia pero capaz de tomar infinitas bifurcaciones al interactuar con otros arquetipos y bajo el efecto de la conciencia. Igual que no hay un copo de nieve igual a otro y todos siguen un mismo patrón hexagonal para formarse, los arquetipos que portamos dan infinitas formas a nuestras vidas pero con una tendencia reconocible. Y nosotros, con nuestras elecciones conscientes, podemos influir en el resultado de una determinada forma, igual que Masaru Emoto demostró que se podía influenciar en la cristalización de una gota de agua aportando conciencia "positiva".


No existe un destino para nuestras vidas, pero si una linea argumental que trazan estos arquetipos. Conocer esta linea significa poder fluir con nuestra historia y realizar las elecciones de vida de una manera consciente para apoyar la creación de una experiencia vital plena y bella.


"Resiliencia". Fotografía de Delia Govantes, 2013

Los dones creativos. Regalo y responsabilidad.

La creatividad del ser humano es una herramienta infra-utilizada aun hoy en día, 10.000 años después de que el hombre se civilizara y a pesar de las maravillas que hemos visto surgir del proceso creativo humano en estos últimos siglos. 

Se dice que de la mente usamos solo un 1%, parece ser que lo que la humanidad ha desarrollado hasta ahora es una pequeñísima parte de un potencial infinito.

Y simplemente esto ha sucedido porque la creatividad hasta hoy en día ha estado al servicio de creencias de dominación, riqueza y poder por parte de unos pocos. 

Para ello ha sido necesario negar la creatividad de la mayoría, sumiéndonos en el temor, la necesidad y el engaño de alcanzar un cielo futuro y condicionándonos a tomar una vida gris, sumisa, prefabricada por la élite y en absoluto creativa. 

Nuestros dones creativos, únicos en cada uno de nosotros, han permanecido de esta maneras atrapados en una red de miedo, desvalorización, preocupación o desgana. Mientras tanto la pasion de la juventud se iba disolviendo con los años sin haber llegado a rozar en ningún momento aquello que intuíamos que era nuestro verdadero camino. 

Así que ya es la hora de que nuestra creatividad se rebele y se revele, ella es la que va a cambiar el mundo, empezando por la vida de cada un@ de nosotr@s, 

Ahora es el momento de tomar de responsabilidad por lo que la vida te ha dado. Ahora es la hora de Ser lo que Eres.



"Transformación", Fotografía de Delia Govantes & Antuan de la Rue, 2009


martes, 21 de enero de 2014

Una visión, un propósito.

"Soñé que vivía en un lugar donde existía un grupo de mujeres llamado 'Las Mujeres Alimentadoras' y yo era una de ellas. Nuestra tarea consistía en ir en grupos por los campos y los corrales, con los pechos desnudos cogidos con las manos. Los íbamos apretando y salían chorros de leche con los que regábamos las cosechas y los animales y así fertilizábamos y nutríamos todo. Yo me sentía absolutamente feliz y plena. Dichosa en mi propósito, realizándome en ese acto de amor y nutrición."

Es hermoso y revelador comprobar las formas en las que la Vida nos apoya y nos proporciona la información que necesitamos. Constantemente nos regala atisbos, intuiciones y visiones para que no nos perdamos de nuestro camino. A veces esto ocurre de forma muy clara, a veces bruscamente, y a veces con pequeños y sutiles guiños. 

En ocasiones los mensajes nos parecen confusos o incomprensibles para nuestra mente, y nos empeñamos en construir un diccionario que traduzca los símbolos y nos facilite la comprensión que parece que se nos hurta. 

Esta aparente falta de claridad, lejos de ser una complicación, es una invitación a que nos pongamos en confianza. A que aceptemos que la Comprensión no se produce en el lugar que esperamos y que esta clase de conocimiento no es intelectual. 

Se nos está invitando a confiar en nuestro Ser, ese núcleo de Conciencia Pura que somos, donde estamos integrados y somos Uno con el Todo. Se nos invita a confiar que ahí sí recibimos el mensaje en toda su profundidad y que la información ya está disponible para cuando sea necesaria, aunque no se traduzca en las palabras y conceptos precisos que entiende la mente.

Con ese acto de confianza, tendemos un puente. Abrimos el canal que va a permitir que ese conocimiento fluya y esté disponible también en el plano de la materia, de la dualidad y de la vida cotidiana, donde tomamos las decisiones y elecciones que nos pueden orientan a favor de lo que Somos y permitirnos experimentar la Facilidad y la Plenitud también en este plano.

"La Luz en Mí". Acuarela de Delia Panpahoy, 2010.

Intento ahora
volver abajo
volver dentro de dentro
y hallarme,
tocarme,
Volcarme en mí.
Tumbarme en la tierra húmeda
(matriz, huevo, esencia)
y escarbar con las uñas
y con los dedos.
Morder la tierra y allí
poner una semilla
palpitante
pulsante
viviente.
Sentarme encima
acurrucarme hasta sentir,
que ya soy árbol en mi propio centro
futuro, potencia
ramita mas pequeña
frágil embrión.
Y entonces crecer,
crecer hacia fuera
Hacia el futuro que siempre me ha aguardado
y que a veces parecía inalcanzable
Y desplegarme entonces
desde el fondo de mí,
allí donde reconozco mi cuerpo
para abrir los brazos
y ser un árbol
grande
hermoso
humano.
Y de pronto
Es primavera hoy. 

Ilustración: Semilla de Consciencia. Poema: Dentro de Dentro.
Por Delia Govantes